caminar-deporte-beneficios

Que el ejercicio físico es bueno para la salud lo sabemos prácticamente todos. Incluso va más allá de lo que nos pensamos. No sólo interviene en el aspecto muscular, sino que además, mejora las condiciones vasculares, transmisiones nerviosas y sobretodo el buen funcionamiento visceral. Tal es el caso, que incluso podemos llegar a prevenir ciertas enfermedades. O si ya está instaurado, en algunas ocasiones, combatirlo.

Todos conocemos a alguien que ha padecido, padece o puede padecer cáncer. Esa enfermedad tan temida de la época moderna en la que vivimos. Formado a partir de la proliferación de células anormales de nuestro organismo, que invaden tejidos, son capaces de “esconderse” del sistema inmune, formar nuevos vasos para su nutrición y llegar a colonizar otros órganos. Con un tratamiento farmacológico muy agresivo, a través de quimioterapia o radioterapia, que provoca en el paciente la caída del cabello, vómitos y dolor. Con un índice de supervivencia relativo en función del tipo de cáncer que padezca la persona.

Y es en esta enfermedad, en la que la actividad física, dentro de la condición de cada persona, juega un papel muy importante a la hora de prevenir y tratarlo.

Al realizar ejercicio, obtenemos muchos beneficios para nuestro organismo, siendo los principales: aumento del bombeo sanguíneo, mayor intercambio gaseoso, mejor oxigenación de todo el cuerpo, mejor desarrollo metabólico, aumento de las transmisiones neuronales. Teniendo en cuenta estos aspectos, podemos llevar a cabo todo tipo de actividad, desde leve a una moderada, o en algunos casos, más dura. La intensidad del ejercicio la podemos “medir” o calificar en función de la Escala de Percepción del Esfuerzo o Escala de Borg. Que va desde: “muy, muy suave” a “extenuante” El simple hecho de salir a caminar todos los días, ya influye en los factores mencionados. Si bien es verdad, que habría que caminar un mínimo de 30 minutos diarios a una intensidad que provoque un cambio en nuestra condición en el momento de la marcha, es decir, no volver a casa como si no hubiésemos ni salido. Es preferible caminar a un ritmo por encima de ese paseo tranquilo.

Según la intensidad del ejercicio, encontramos distintas formas que tiene el metabolismo de trabajar: aerobia o anaerobia. El ejercicio aeróbico se basa en la respiración, con un aporte de oxígeno suficiente para hacer trabajar en buenas condiciones la musculatura y el organismo. Además, aprovecha la grasa subcutánea como energía, dando un aspecto sano al músculo, así como mejora la capacidad pulmonar y disminuye la presión sanguínea. Por su parte, el ejercicio anaeróbico, trabaja a nivel de fuerza muscular, obteniendo su energía de fuentes internas como el ATP. Son ejercicios de corta duración y máximo esfuerzo.

Para poder saber, cuál es el adecuado para cada uno, basta con saber qué ejercicio es el que más se acopla a nosotros. Ejercicios aeróbicos: caminar, carrera continua a intensidad suave-moderada, bicicleta… Ejercicios anaeróbicos: carreras a sprint de corta distancia, levantamiento de peso, fútbol, tenis, baloncesto…

Una vez que sabemos diferenciar, más o menos, los tipos de ejercicio físico, podemos ponerlo en práctica para nosotros mismos. Se considera, que la actividad aeróbica, es la que más acepta nuestro cuerpo, al ser el oxígeno su fuente de alimentación, y que por tanto, a la hora de mejorar el funcionamiento de nuestro organismo, así como la salud, prevención e incluso tratamiento de enfermedades, es la más adecuada a realizar.

En el caso de las personas afectadas de cáncer, es evidente que la propia enfermedad causa un cansancio adicional al cuerpo, por no hablar del propio tratamiento con quimio o radioterapia. Sin embargo, la realización de una actividad de intensidad suave-moderada, que permita la activación del cuerpo, así como una mejor oxigenación y bombeo sanguíneo, mejorará su condición de salud, así como ayuda para su organismo actúe con más fuerza contra esta enfermedad, aportando innumerables beneficios a nivel cardiovascular y pulmonar, principales motores de nuestro cuerpo.

 

 

 

 

Ferlay J, Soerjomataram I, Ervik M, Dikshit R, Eser S, Mathers C, Rebelo M, Parkin DM, Forman D, Bray, F. GLOBOCAN 2012 v1.0, Cancer Incidence and Mortality Worldwide: IARC

Asociación Española Contra el Cáncer (AECC)

Courneya K.S. and C.M. Friedenreich (1999) Physical exercise and quality of life following cancer diagnosis: a literature review. Annuals of Behavioral Medicine, 21(2): 171-179.

Courneya, K. and C.M. Friedenreich (1997) Relationship between exercise pattern across the cancer experience and current quality of life in cororectal cancer survivors. The Journal of Alternative and Complementary Medicine, 3:215-226.

Derman W.E., K.L. Coleman, and T.D. Noakes (1999) Effects of exercise training in patients with cancer who have undergone chemotherapy, abstracted. Medicine of Science and Sports and Exercise, 31(5): S368.

Dimeo, F.C., B. Rumberger, and J. Keul (1998) Aerobic exercise as therapy for cancer fatigue. Medicine and Science in Sports and Exercise, 30: 475-478.

Durack E.P. and P.C. Lilly (1998) The application of an exercise and wellness program for cancer patients: a preliminary outcome report. Journal of Strength and Conditioning, 12(1): 3-6.

Durack E.P., P.C. Lilly, J.L. Hackworth (2000) Physical and psychosocial responses to exercise in cancer patients: a two-year follow-up survey with prostate, leukemia, and general carcinoma. Journal of Exercise Physiology (online) Accessed March 6, 2001

Mock V., M.E. Ropka, V.A. Rhodes, M. Pickett, P.M. Grimm, R. McDaniel, E.M. Lin, P. Allocca, J.A. Dienemann, M.E. Haisfielf-Wolfe, K.J. Stewart, and R. McCorkle. (1998) Establishing mechanisms to conduct multi-institutional research – fatigue in patients with cancer: an exercise intervention. Oncology of Nursing Forum 25(8), 1391-1397.

Oliveria, S.A., and I. Lee (1997) Is exercise beneficial in the prevention of prostate cancer? Sports Medicine, 23(5): 271-278.

Schwartz A.L. (1999) Fatigue mediates the effects of exercise on quality of life. Quality of Life Research, 6:529-538